junio 24, 2018

5G y su impacto en las redes ópticas

La comunicación inalámbrica de quinta generación, mejor conocida como 5G, está en camino. Si bien las "generaciones" anteriores representaron mejoras significativas en las capacidades y velocidades de datos, 5G representa un cambio aún mayor: un cambio de paradigma en términos de cómo se transmiten los datos y qué tipo de dispositivos se comunican entre sí. Para 5G, se trata menos de mejorar las capacidades de los teléfonos inteligentes y más de la interconectividad entre todo tipo de dispositivos: electrodomésticos, dispositivos médicos portátiles, vehículos y más. 

Uno de los elementos clave en el despliegue de 5G será la canalización de datos a lo largo de segmentos del espectro de radiofrecuencia que no se usaban anteriormente, en particular, bandas de frecuencia extremadamente alta (EHF) entre 30 y 300 GHz conocidas como "ondas milimétricas". Estas ondas milimétricas pueden alcanzar velocidades de transmisión de datos de hasta 1 gigabit por segundo, pero no se transmiten bien a través de obstáculos. Como resultado, los arquitectos de 5G han buscado una nueva estrategia de transmisión de datos: redes de "células pequeñas" densamente implementadas que utilizan múltiples antenas de transmisión y recepción para multiplicar la capacidad, al mismo tiempo que reducen la latencia.  

El desafío de generar bandas EHF en el dominio eléctrico ha llevado a estos mismos arquitectos a buscar la alternativa de generación de señales fotónicas, creando un papel claro para las redes ópticas en la creación de la infraestructura 5G. 

Sin embargo, queda por ver cómo se manifestará exactamente esto. Una pregunta clave que debe determinarse en cualquier implementación dada es la combinación más rentable de tecnologías inalámbricas y de fibra óptica en diferentes áreas de la red. Las redes ópticas pasivas (PON) de última milla, que utilizan divisores de haz sin potencia para permitir que una sola fibra óptica sirva a múltiples puntos finales, probablemente se volverán más comunes. En comparación con las redes ópticas activas (AON), las PON logran una mayor confiabilidad a un costo menor.

Al mismo tiempo, algunas de las suposiciones que las empresas de redes ópticas han incorporado a sus productos y estrategias de mercado hasta ahora pueden resultar incorrectas, ya que la necesidad imaginada de implementación de "fibra hasta las instalaciones" (FTTP) puede ser anulada. por las altas capacidades de datos de la tecnología inalámbrica dentro de un entorno 5G.

Otra área en la que es probable que las redes ópticas desempeñen un papel importante en el despliegue de 5G es la parte de "retorno" de la red: los enlaces intermedios entre la red central o troncal y las muchas subredes pequeñas en los bordes. Debido a que las bandas EHF tienen un alcance limitado, el backhaul de alta velocidad será fundamental para brindar el mayor ancho de banda prometido por el nuevo estándar. Numerosos estudios se han centrado en la oportunidad que esto crea para las redes ópticas.

Sin embargo, en cuanto a un estándar real, todavía está en desarrollo; la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) ha fijado como meta el año 2020 para su finalización, refiriéndose al estándar como Telecomunicaciones Móviles Internacionales-2020 (IMT-2020). Sin embargo, los miembros de la UIT ya acordaron los requisitos clave de rendimiento, y los resultados de las primeras pruebas e implementaciones servirán para ayudar en el desarrollo de las especificaciones finalizadas. Aquellos que trabajan a la vanguardia de las tecnologías de redes ópticas se beneficiarán a medida que se desarrolle el futuro cercano de la comunicación inalámbrica. 

Precision Optical Transceivers se enorgullece de sus contribuciones a los desarrollos y avances de vanguardia dentro de la industria de ondas milimétricas 5G. 

Elija el cable que le gustaría construir